Banner Riego por goteo enterrado
Miguel Orellana
Ingeniero Agrónomo Chile on 30-09-2020

Tipo

All articles

Riego por goteo enterrado

Una opción para enfrentar el déficit hídrico y la escasez en mano de obra.

Miguel Orellana
Ingeniero Agrónomo Chile on 30-09-2020

Tipo

All articles

En tiempos difíciles de escasez hídrica, como los que hoy atraviesa Chile, es necesario que seamos capaces de adaptarnos, transformar los problemas en una oportunidad y actuar rápidamente. El déficit de agua ya es un problema real y cotidiano, probablemente llegó para quedarse. No sólo afecta al rubro del agro, sino que también nos impacta, como país en muchos aspectos.

Es clave decidir cómo enfrentar de la forma más eficiente una sequía que ya sobrepasa los 10 años y con un 2019, el año de mayor déficit registrado en Chile.

¿Qué significa ser eficiente ante una escasez hídrica? La respuesta más aceptada será mejorar la gestión extra predial y optimizar el riego usando alguna tecnología superior. Con una menor cantidad de agua y recursos, debemos producir más y mejor. Es una realidad totalmente posible en breve tiempo, pero para la mayoría de los agricultores implica innovar.

Netafim, alrededor del mundo, ha desarrollado e implementado una potente solución que integra tecnología, desarrollo y experiencia. Se trata del Riego por Goteo Subterráneo (SDI por su nombre en inglés: Subsurface Drip Irrigation), que hoy cuenta con más 3.500 hectáreas sólo en Latinoamérica, de las cuales aproximadamente 350 ha se han incorporado en Chile. 

Muchas son las ventajas del riego por goteo enterrado. En frutales, se puede destacar; facilita la mecanización de labores (cosecha, poda, desmalezado), disminuye la mano de obra utilizada en la mantención de líneas de riego, evita la curvatura de las líneas por altas temperaturas, disminuye el riesgo de obturación por sales, el perfil se mantiene húmedo por más tiempo y se logra un perfil de humedad más homogéneo. Uno de los aspectos más visibles es que elimina la evaporación del agua directa desde el suelo. Vale decir, en el tiempo hay una mayor acumulación de humedad, lo que nos permite optimizar el recurso agua.

En alfalfa ha sido un cambio tecnológico radical, el ahorro de agua puede llegar a más 50% de agua en comparación el riego tendido o borde (pasando desde 3 a 4 l/s por ha. a 1 l/s por ha.) y al controlar la humedad del suelo; disminuye la incidencia de enfermedades, mejorando la calidad y aspecto de los fardos (ya que se minimizan o no existen incidencias hongos en hojas, manteniendo una mejor coloración) y permite aplicar eficientemente los fertilizantes disueltos en el agua de riego, con cantidades controladas y adecuadas para aumentar los fardos por cortes. La posibilidad de regar sin dejar el suelo saturado permite segar la pradera incluso cuando se está realizando un riego, y con este manejo se puede llegar a obtener un corte más en la temporada dado que no debemos esperar a que el suelo este seco para realizar esta labor.

En algunos casos, los productores al disponer de más agua pueden aumentar su superficie, logrando los beneficios propios de una economía en escala y aumentando su rentabilidad sobre el agua.

Incluso, podemos ir más allá del ahorro en un recurso vital como es el agua y los beneficios económicos para el agricultor, mejoramos la calidad de vida de los agricultores en beneficio liberarlos de tiempo y entregarles más tranquilidad.

Nuestra promesa es dar una solución real y en corto tiempo, tanto a grandes, como a pequeños productores, para que tengan un máximo rendimiento con menos recursos.

En Netafim no sólo ofrecemos más tecnología y eficiencia, ya que otorgamos algo que hoy es particularmente valioso: tiempo para la familia y paz para tener un sueño reparador.

Comentarios

¡ Apreciamos mucho sus comentarios y sugerencias !